Normalmente, imprimir un documento en blanco y negro es lo más barato y lo más sencillo. Por lo tanto, cuando decides imprimir a color es porque en ese documento el detalle es importante, porque es un documento para cliente, porque contiene imágenes relevantes… o porque, simplemente, quieres ver el documento con buena calidad y en todo su esplendor. Y, con tal de que puedas hacer todo esto sin ningún tipo de limitación ni problema, ¡hemos creado este artículo para ti! Y es que, si se trata de consejos para imprimir a color, aquí tenemos unos cuantos:

Aspectos clave para imprimir a color

  • Resolución del documento digital
  • Configuración de la impresora
  • Tipo de papel
  • Estado del cartucho y la tinta

Resolución del documento digital

Mientras tu documento sigue en formato digital, o a la hora de elegir o crear imágenes para incluir en él, debes tener en cuenta su resolución y la calidad que deberá tener para adaptarse al máximo a la calidad. Cuanta mayor resolución tenga la imagen y mayor sea su tamaño, menor probabilidad habrá de que se pixele al pasarlo a papel.

Configuración de la impresora

Tu impresora debe ser capaz de soportar el tamaño y formato que estás enviando a imprimir. Aunque parezca lógico, antes de imprimir a color debes fijarte en que los detalles de tu documento vayan en sintonía con la configuración y capacidades de tu impresora.

Tipo de papel

Cada impresora tiene sus propias instrucciones e indicaciones, y ahí es donde se especifica el tipo de papel que mejor se adecúa a cada una de ellas. Sin embargo, debes ser consciente de que, según el tipo de trabajo o documento que vayas a presentar, es posible que necesites un tipo u otro de papel. Y es que, por ejemplo, no es lo mismo imprimir una factura que la presentación de un logo corporativo. En este segundo caso, muy probablemente necesitarás un papel de mucha más calidad y un gramaje superior, más aún si lo debes imprimir a color.

Estado de los cartuchos y la tinta

Este es el último de los 4 puntos, pero no por ello el menos importante. Y es que, en general, pero sobre todo para imprimir a color, el estado de los cartuchos y de la tinta será imprescindible para la calidad del documento final. En este sentido, debes evitar situaciones como que la tinta esté a punto de secarse o acabarse. De ser así, es posible que la inyección se produzca de forma inadecuada y que eso pueda perjudicar la calidad del documento o, incluso, el funcionamiento de la impresora. Así pues, será necesario que realices una revisión antes de imprimir cualquier documento que sea importante para el desarrollo o la imagen de tu negocio.

Este último caso es un gran ejemplo de uno de los beneficios más grandes de contar con un renting de impresoras con nosotros, ¡y es que podrás olvidarte de todos los mantenimientos y disfrutar del servicio técnico oficial de tu impresora Xerox! La mejor forma de optimizar la calidad de tu impresora es tenerla bien cuidada, y eso con nosotros está más que garantizado 😉

¡Consigue la tuya!