La evolución de la impresión a lo largo del tiempo ha ido derivando en el surgimiento de diversos tipos de impresión, por lo que tenemos varias opciones a elegir, en función de nuestras necesidades. Principalmente, la división está entre la impresión offset y la impresión digital. A grandes rasgos, la principal diferencia entre ambas técnicas radica en que la impresión offset es indirecta, ya que la imagen se plasma en una plancha, después en un soporte de caucho, y de ahí pasa a la hoja. Por su parte, la impresión digital es directa, porque la tinta o láser se imprimen directamente sobre el papel. Te explicamos en detalle en qué consiste cada una y cuál te conviene más según los resultados que desees.

Impresión Offset

Se trata de una técnica compleja, que suele utilizarse para uso profesional. Como hemos mencionado, la impresión offset es indirecta, ya que la imagen se plasma en grandes planchas de aluminio, que contienen la información de la imagen. De ahí se transmite a un soporte de caucho, a través del cual se imprime en la hoja. Esto supone un inconveniente frente a la técnica digital, ya que sobre la plancha matriz no se pueden hacer modificaciones. Además, la creación de la plancha supone un coste inicial añadido, por lo que no saldrá rentable esta opción para tiradas cortas.

La plancha es monocromática, solo puede transferir un color. Por tanto, para imprimir una imagen a color se necesitan 4 planchas, una por cada color básico del modelo CMYK: Cyan, Magenta, Yellow, Black.

Ventajas de la impresión offsetdiferencia impresión offset y digital

  • El soporte de caucho ofrece una mayor calidad frente a la alternativa digital, ya que el caucho es muy flexible y permite que la tinta impregne las superficies con texturas irregulares.
  • Gracias a la flexibilidad del cilindro de caucho, se pueden utilizar sobre todo tipo de materiales como plástico, papel, metal, tela, etc.
  • El resultado es de alta definición y gran calidad. Y la reproducción de la imagen en el papel es exacta.
  • Permite controlar los colores exactos y usar tintas especiales como el oro o la plata, aplicar barnices, etc.
  • Resulta muy económica, incluso más que la impresión digital, para tiradas medias y grandes. Es capaz de producir miles de copias en muy poco tiempo y con un coste muy bajo.

Impresión digital

impresión offset

La impresión digital es un concepto mucho más amplio que la impresión offset. Incluye diversas tecnologías, principalmente la inyección de tinta y la de láser, siendo más común la segunda. En este caso, la imagen se procesa digitalmente y se imprime directamente sobre el papel. A diferencia de lo que ocurre con la impresión offset, el archivo digital debe tener un tamaño concreto, que se corresponda con el papel a utilizar.

Ventajas

  • A diferencia de la impresión offset, no requiere de un coste extra inicial, ya que la imagen se imprime directamente, sin necesidad de crear ninguna matriz. Esto hace que tenga el mismo coste imprimir una copia que cincuenta.
  • No se necesitan conocimientos específicos ni profesionales. Cualquiera puede utilizar una impresora en casa o en la oficina.
  • No requiere tiempo extra de espera para el secado de tintas.

Conclusiones

En definitiva, a partir de esta información extraemos ciertas conclusiones sobre la diferencia entre impresión offset y digital y cuál te conviene más utilizar. El número de copias resulta determinante en la decisión: si quieres pocas copias, utiliza la técnica digital, pero si necesitas una tirada media o grande, opta por la impresión offset. Esta última requiere una contratación de profesionales, por lo que es apropiada para encargos de material publicitario, merchandising, cartelería, etc. Si este es tu caso, obtendrás unos resultados profesionales de alta calidad, a un precio muy económico. Si por el contrario quieres imprimir unos pocos flyers, tarjetas, etc. desde tu propia oficina, opta por la impresión digital.