Los catálogos son herramientas de marketing muy potentes. No solo te ayudan a difundir tus productos y servicios, sino que pueden utilizarse para proporcionar información muy valiosa a tus potenciales clientes, destacar ciertos productos y comunicar novedad o promociones que pueden atraer nuevo público, entre otras muchas ventajas. Por eso, no debes perder la oportunidad de crear el tuyo propio, y nosotros te ayudaremos a hacerlo con estos consejos para imprimir catálogos.

Consejos para imprimir catálogos

Tamaños más recomendados

  • Catálogos tamaño A4 y A5. Los catálogos en A4 (210×297) y A5 (148×210), en general, son los más destacados en cuanto a lo económico y el aprovechamiento del espacio. Pueden utilizarse tanto en vertical como en apaisado.
  • Catálogos tamaño 210×210 cm. Estos catálogos están compuestos por páginas cuadradas, las cuales ofrecen una elegancia superior a los formatos anteriores. En estos modelos son ideales las imágenes grandes, protagonistas y de calidad.
  • Tamaño personalizado. Por mucho que haya tamaños destacados, el más recomendable siempre será el que mejor se amolde a tus necesidades y a los objetivos de tu catálogo en particular. Por eso y porque no hay nadie que conozca mejor tus necesidades que tú mismo, ¿Qué tal si empiezas a imprimir tú mismo tus propios catálogos?
¡Quiero imprimir mis catálogos!

Tipos de papel

Si queremos darte consejos para imprimir un catálogo, no podemos dejar de mencionar los tipos de papel que puedes utilizar. Y es que, al ser el soporte físico sobre el que se sustenta el catálogo, es también el elemento que más sensaciones provocará en el potencial cliente.

  • Papel estucado (brillo o mate). Tiene un tacto suave, permite una impresión óptima y ofrece la posibilidad de darle un acabado mate o con brillo. Todo esto lo convierte en el tipo de papel más utilizado a la hora de imprimir catálogos.
  • Papel Offset. Este tipo de papel es uno de los más comunes en uso cotidiano. Ofrece un acabado de menor calidad, tolera peor las imágenes y tiene un tacto más poroso, pero es precisamente esto lo que puede hacerlo más llamativo y atractivo para catálogos en los que la imagen no requiera de una gran calidad y el texto sea de gran importancia.
  • Papel reciclados. Este tipo de papel será recomendable para todas aquellas empresas que promuevan y transmitan su preocupación por el medio ambiente. La calidad de las imágenes del catálogo será bastante pobre, pero esta puede ser una forma de reforzar tanto su imagen de marca como su mensaje.

Encuadernaciones

Existen varios tipos de encuadernación según el tipo de catálogo que estés elaborando. Aquí queremos destacar estos cuatro:

  • Encuadernación grapada. Esta es la más común y económica, perfecta para catálogos no muy extensos. También destaca en aquellos catálogos que requieran una gran tirada, sean de muy bajo gramaje y éste sea el mismo también en la portada para abaratar costes. Consiste básicamente en fijar las páginas del catálogo aplicándoles grapas en el pliegue central.
  • Encuadernación rústica cosida. Esta encuadernación consta de una cartulina gruesa que abarca portada, contraportada y lomo. Las páginas del catálogo van agrupadas en especies de cuadernos separados, pero cosidos entre sí. Estos cuadernos van pegados a la tapa por su parte interna.
  • Encuadernación rústica fresada. Más económica que la cosida, se pega con cola el bloque de papel a la parte interior de la portada y contraportada. Las páginas interiores van cortadas y pegadas directamente a ésta. Por eso, los catálogos gruesos y/o con muchas páginas, se suele recomendar coserlos para prevenir posibles desenganches.
  • Encuadernación con espiral. En este tipo de encuadernación se produce una perforación de las hojas del catálogo y se unen mediante un alambre de doble anilla. Es un catálogo que genera una sensación de mayor calidad que uno grapado, por ejemplo, y perfecto para situaciones en las que se necesita mantener el catálogo abierto sobre la mesa.

Y tú, ¿ya sigues estos consejos para imprimir catálogos? ¿Tienes la impresora perfecta para imprimir los tuyos propios? ¡Aquí la encontrarás!

Buscar mi impresora